Imagen sección Mamá

Mamás

Mamás

Madres de brazos vacíos… la maternidad invisible

mm
Escrito por Mónica Díaz A.

Vivir el duelo en silencio

El Día de las Madres se vive de una manera intensa en casi todas las familias mexicanas. Es una de las jornadas más festivas que distinguen a nuestro país. Sin embargo, para muchas mujeres es un día complicado.

Para aquellas mujeres que atravesaron por la muerte de un hijo o hija en etapa de gestación, durante el parto o después de nacer, no hay mucho qué celebrar. Si no tienen otros hijos/as, estas mujeres no son consideradas como mamás.

Muchas de ellas viven una maternidad en silencio, una maternidad invisible, porque se consideran madres desde el día que se enteraron que estaban embarazadas. Tenían ya planes y un futuro con sus hijos o hijas.

Entonces cabe la pregunta: ¿La maternidad puede ser reversible?

Algunas de estas mujeres han optado por vivir en silencio este sentimiento de asumirse madres aunque sus hijos/as no estén físicamente. A otras podría no importarles la falta de reconocimiento como tales pero, para la mayoría, el hecho de no ser tomadas en cuenta como mamás (por ejemplo en el 10 de mayo), viene a repercutir en su proceso de duelo, sobre todo cuando tiene poco tiempo la muerte de sus bebés.

Esto se hace más evidente cuando las mujeres no son tomadas en cuenta para las prestaciones o festejos del Día de las Madres en sus lugares de trabajo. Algo que este año podrá evadirse por el resguardo ante la emergencia sanitaria.

Esta falta de reconocimiento se da también dentro de las familias. Normalmente todos dan por hecho que aquella mujer que atravesó por la muerte de un hijo o hija en el embarazo, en el parto o al poco tiempo de que nació, “dejó” de ser madre. Son ignoradas para las felicitaciones, invitaciones, regalos y demás detalles en el 10 de mayo.

Lo anterior puede llegar a ser muy doloroso para muchas mujeres, a excepción de aquellas que prefieren que no aborden el tema ante el sufrimiento que aún les provoca el recordar a sus hijos/as muertos, y este día viene a traer a la memoria su maternidad.

¿Qué podemos hacer?
A una mamá en duelo hay que brindarle reconocimiento tomándola en cuenta en las “felicitaciones”. Y esto lo podemos hacer regalándole un detalle como a las demás mamás, dándole un abrazo, decirle un “eres mamá de… (el nombre del hijo o hija si ya lo tenían). Pregúntale si las puedes acompañar ese día (este año a la distancia por medio de una videollamada o llamada). Escúchala y hazle sentir que reconoces su maternidad aunque su bebé no esté físicamente.

Si eres una mamá en duelo, planea desde antes qué quieres hacer ese día. Este año, como lo mencioné anteriormente, será algo diferente por la pandemia que estamos viviendo. No te esfuerces por “celebrar” si no lo deseas. Puedes homenajear ese día a tu hijo o hija con una vela, por ejemplo, o de otra manera. También puedes escribir una carta exponiendo los sentimientos que guardas en el contexto del Día de las Madres, o bien, dedícale una carta a tu bebé. Principalmente, haz lo que te haga sentir bien, recuerda que lo primordial es transitar ese día lo más tranquilamente posible sin que haya tanto dolor.

Es imprescindible concientizar acerca de que hay quienes maternan en la vida, pero también desde la muerte, y es importante enfatizar que el título de madre no se acaba con la muerte.

Este Día de las Madres reconozcamos a aquellas mujeres que se quedaron con los brazos vacíos; a las madres que aunque tienen otros hijos/as, sufren la ausencia de ese bebé que no se quedó; a las madres que aún tienen las secuelas del maltrato y la indiferencia en los hospitales. Mi admiración total a las mamás que continúan su andar a pesar del dolor, que no dejan de amar ni de respirar.

*Acompañante y facilitadora en MISS-Eca Red de Apoyo ante la Muerte Gestacional y de la Niñez Temprana

Acerca del autor

mm

Mónica Díaz A.

Acompañante y facilitadora en MISS-Eca Red de Apoyo ante la Muerte Gestacional y de la Niñez Temprana

Dejar un comentario