Imagen sección Especial

Especial

Especial

Proponen que impuesto a tabaco y bebidas financie enfermedades

Proponen que impuesto a tabaco y bebidas financie enfermedades

Sugiere IMSS modelo como el de los países nórdicos

El director de prestaciones económicas y sociales del IMSS, Mauricio Hernández Ávila, consideró en que el sistema de salud debe aspirar a tener un modelo de financiamiento como los que se tienen en países nórdicos.

Para mejorar el financiamiento de los servicios de salud que se tienen en el país, sería conveniente etiquetar los impuestos que se cobran a productos que dañan la salud, sugirió Mauricio Hernández Ávila, director de prestaciones económicas y sociales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Durante el foro “Financiamiento del Sistema Único de Salud”, organizado por el diario El Economista, se refrió a que se etiqueten dichos recursos, pues si una persona que fuma y que por tanto paga impuestos por la cajetilla de cigarros que consume, si se enferma de cáncer pulmonar, se le debería brindar el servicio necesario, pero el actual sistema de salud no le puede atender esta enfermedad.

“Ahí hay una oportunidad de etiquetar ese impuesto hacia la salud. Otro caso es el impuesto a las bebidas azucaradas y a la comida chatarra, donde la recaudación que se obtenga de estos productos se destinen para atender las enfermedades que generen como la obesidad”, dijo al participar en el panel ¿Cómo financiar el sistema único de salud?

Hernández Ávila consideró en que el sistema de salud debe aspirar a tener un modelo de financiamiento como los que se tienen en países nórdicos; para ello, es esencial inyectar mayores recursos a la salud.

“Lo países nórdicos tienen grupos de investigación dedicados expresamente a analizar cómo se ejerce el financiamiento a los servicios de salud y cómo van mejorando, lo cual es algo que nos hace falta en México”.

Recursos en prevención

Patrick Devlyn, presidente de la Comisión de Salud del Consejo Coordinar Empresarial consideró que también se deben destinar recursos a la prevención de enfermedades para evitar costos adicionales en el futuro.

“La ruta de buscar más transparencia y acabar con la corrupción son pasos en la dirección correcta, pero también debemos voltear en paralelo a cómo podemos implementar políticas a la prevención que sean prácticas y medibles”.

César Cervantes Parra, director normativo de prospectiva y planeación institucional del ISSSTE indicó que más de un millón de derechohabientes son diabéticos, lo que genera gastos por 5,000 millones de pesos.

“Es importante fortalecer el financiamiento del ISSSTE, si bien hemos generado ahorros en materia de medicamentos, el techo presupuestario que tenemos tiene ciertas limitaciones que nos impiden mejorar la parte operativa”.

Dejar un comentario