In Fertilidad

Maternidad subrogada opera aún con fraudes a pesar de regulaciones

Maternidad subrogada opera aún con fraudes a pesar de regulaciones

Un tema pendiente aún en México
donde médicos particulares sacan ventaja

La gestación subrogada es un procedimiento que sigue llevándose a cabo en un clima de secreto, ocultamiento y bajo el criterio exclusivo de los médicos, dijo María Eugenia Olavarría Patiño, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien lamentó que esta situación se presente luego de casi dos años de haber aprobado la primera regulación de alcance nacional sobre reproducción asistida.

Todo ocurre como si se tratase de una práctica ilegal ajena a regulaciones establecidas y expresas, dijo la académica del Departamento de Antropología de la unidad Iztapalapa, en su investigación nacional sobre el tema.

Tras la presentación de diversos casos, la científica social señala que de hecho, no sólo nada cambió antes y después de la ley de 2016 para aquellas personas y parejas que requieren de una gestante sustituta para tener un hijo, sino que continúan en una situación de fragilidad.

En el estudio, publicado en el libro La gestación para otros en México. Parentesco, tecnología y poder, la especialista indicó que no es el Estado el que incumple su función de proveer seguridad a los ciudadanos, sino las trabajadoras reproductivas quienes representan riesgos, porque no se ha puesto un alto al fraude cibernético que opera velada e impunemente, y ataca a los actores más visibles.

Para ejemplificar, la doctora en ciencias antropológicas cita el caso de Julián y Vania, en el que el grupo médico decide por cuenta propia quiénes serán los donantes e impide el acercamiento entre ellos y los padres de intención e impone la remuneración económica devengada desde el inicio del convenio hasta la entrega del recién nacido.

Olavarría Patiño, también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), señala que a la pareja de padres intencionales se les transmite, por la forma semiclandestina en que es llevado el proceso, un sentimiento de vulnerabilidad, como a Vania y Julián, que además de acatar las reglas del médico son víctimas de la incertidumbre y caen sin remedio la estafa en línea, al contactar por medios electrónicos a la madre prestadora que además del pago inicial exige uno o más hasta el alumbramiento.

Dejar un comentario