Imagen sección Historias

Historias

Historias

El secreto de Islandia para que sus jóvenes dejaran el alcohol y el cigarro

El secreto de Islandia para que sus jóvenes dejaran el alcohol y el cigarro

La inversión en deportes, música, teatro y danza,
los contrapesos

Islandia no siempre fue un ejemplo de juventud sana, pero gracias a un efectivo programa impuesto por sus autoridades logró erradicar el consumo de sustancias adictivas entre la juventud.

Hace menos de 20 años, Islandia era uno de los países europeos con mayor incidencia del consumo de alcohol y tabaco entre los jóvenes.

El gobierno quería emplear un plan que pueda acabar con estos vicios. ¿Cómo logró transformar los hábitos de sus adolescentes este territorio de poco más de 300 mil habitantes? El programa Youth in Iceland (Juventud en Islandia) es el responsable de este gran logro. Fue puesto en marcha en 1998 con el objetivo de reducir el consumo de sustancias adictivas entre la juventud, logrando bajar los índices de consumo entre esta parte de la población.

¿Qué medidas específicas tomaron?

El secreto de Islandia para que sus jóvenes dejaran el alcohol y el cigarro

Youth in Iceland realiza un mapeo cada dos años de la población adolescente, a través de encuestas en las que participan todas las escuelas del país. Aquí se recogen datos sobre el sexo de los adolescentes, sus pautas de consumo, las características de los hogares, el absentismo escolar y sus problemas emocionales. Con estos elementos se elaboran informes específicos para cada distrito y para cada escuela.

Después, se analizan esos informes a nivel local en un trabajo conjunto con las escuelas, las comunidades y los municipios, que identifican los principales factores de riesgo y de protección frente al consumo de alcohol y drogas. A partir de ahí se piensa en cómo fortalecer los segundos y debilitar los primeros.

“Nada sucedió de un día para otro. Pero fue posible actuar porque los datos nos enseñaban, por ejemplo, la gran importancia de los factores parentales”, indicó Jón Sígfusson, director del Centro Islandés para la Investigación y el Análisis Social, responsable de Youth in Iceland.

“Eso nos mostró la necesidad de informar a los padres y explicarles que ellos son el principal factor preventivo para sus hijos: pasar tiempo con ellos, apoyarlos, controlarlos y vigilarlos”, explica.

Antes de que este enfoque se empezara a aplicar, una de las principales medidas preventivas que se desarrollaba era enseñar a los niños los efectos negativos del uso de drogas.

Pero ya sabemos que a las palabras se las lleva el viento y lo que entra por un oído sale por el otro. Por eso decidieron cambiar de enfoque.

“Los responsables no son los niños, sino nosotros, los adultos. Debemos crear un entorno donde se encuentren bien y tengan la opción de llenar su tiempo con cosas actividades positivas. Esto hará que sea menos probable que empiecen a consumir sustancias”, afirma.

Los estudios arrojaron que la mayor participación en actividades extraescolares y el aumento del tiempo pasado con los padres disminuían el riesgo de consumir alcohol y otras sustancias.

Por lo cual, Islandia incrementó los fondos destinados a la oferta de actividades para adolescentes, como deportes, música, teatro y danza. Y desde 2002, se prohibió que, salvo excepciones, los niños menores de 12 años y los adolescentes de 13 a 16 años anden solos por la calle después de las ocho y las diez de la noche respectivamente.

La semana pasada, la Comisión Nacional contra las Adicciones en México (Conadic) informó que alrededor del 20 por ciento de los estudiantes de quinto y sexto años de primaria en México consumen alcohol de manera excesiva, por lo que empezó una campaña de fomento al deporte en las escuelas.

Dejar un comentario