Imagen sección Nutrición

Nutrición

Nutrición

‘Bimbo, Gruma y Walmart usan harinas
sin micronutrientes necesarios’

Ofrecen empresas migajas a la población: Changing Markets

Bimbo, Gruma y Walmart usan harinas que no contienen los micronutrientes indispensables para la salud de los mexicanos. Las panaderías Bimbo y Maseca, no fortifican adecuadamente sus productos. Walmart vende al menos cinco variedades de pan hechos con harina que no contiene suficiente hierro de acuerdo a los estándares nacionales para harinas de trigo, según informe de la fundación internacional Changing Markets.

De acuerdo al estudio de la fundación, de las 500 muestras analizadas de 69 productos de tortillas y 43 de panes, solo el 1% y el 14% respectivamente de dichos productos, estaban elaborados con harinas de maíz y de trigo que cumplían con los niveles de hierro y zinc que exige la ley en la regulación de fortificación de harinas, que entró en vigor en el año 2000.  

Bimbo, Gruma y Walmart venden al consumidor productos que no nutren correctamente de acuerdo a la normatividad vigente, ya que utilizan harinas fortificadas de manera insuficiente. De los 11 productos de pan marca Bimbo analizados, solo uno parece haber estado hecho con harina que contienen niveles de hierro que cumplen con el estándar de fortificación según la regulación vigente. 

La tortilla y el pan son alimentos básicos para la dieta de los mexicanos que consumen 57 kg de tortillas y 34 kg de pan por persona al año. Si estos productos se elaboran con harinas que no están fortificadas adecuadamente, la carencia de nutrientes impactará directamente en la salud de los mexicanos, reveló el informe “Dándole la vuelta a la tortilla”, de la fundación internacional Changing Markets y Proyecto Alimente.

En México, solo 6 de 43 productos de panes industrializados utilizan harinas correctamente fortificadas. Solo 1 de 69 productos de tortillas, ya sean de harina o de maíz, están elaborados con esas harinas que tienen por lo menos 40 miligramos de hierro y zinc  por kilo de harina, como lo establece la regulación.

LOS BUENOS

La tortilla con nopal y linaza Milpa Real, pan blanco Bimbo sin orillas, la baguette de pan blanco de Chedraui, el bolillo marca Kirland Signature de Costco y tres tipos de pan blanco de la marca Soriana, fueron los únicos productos que mostraron el uso de harinas para su elaboración con los niveles mínimos de hierro y zinc de acuerdo a la ley.

La norma oficial mexicana 247 señala la normativa de fortificación de alimentos. Pero la regulación de fortificación se enfoca solamente en harinas de trigo y de maíz. No se contemplan las especificaciones nutricionales para la elaboración industrial de panes ni de tortillas.

“Las  harinas que utilizan los productores industriales  de panes y tortillas deberían de apegarse a la norma oficial mexicana. De tal manera que los compuestos que se sugieren para fortificar las harinas con  hierro y zinc, no sean nada más sugeridos o recomendados, sino que sean específicos y obligatorios también en la producción de panes y tortillas”, explicó Yatziri Zepeda, socia fundadora del Proyecto Alimente.

Señaló que el gobierno debe fortalecer las normas que van desde el etiquetado frontal hasta ésta que tiene que ver con la fortificación de alimentos.

Por ello, en las harinas se utiliza hierro electrolítico que es de baja calidad y  tiene menos biodisponibilidad, lo que significa que el organismo, lo absorbe de forma más lenta, dijo.

Hizo un llamado para que esta administración aproveche la oportunidad de revisar la norma y dejarla clara a las empresas para que usen las cantidades adecuadas de fortificación en los alimentos y no dejar a elección el uso de compuestos nutricionales. Así como incluir dentro de la norma la fortificación en la elaboración industrial  de panes y tortillas.

IMPLICACIONES PARA LA SALUD

“Cuando se trata de micronutrientes esenciales, compañías como Bimbo, Gruma, Walmart, están ofreciendo ‘migajas’, dijo Alice Delemare, coordinadora de la campaña ‘Dándole la vuelta a la tortilla’. Bimbo es la compañía número uno de venta de productos horneados en México, pero el gigante multimillonario se queda corto cuando se trata de usar harinas que estén en regla con la ley”, comentó.

Además señaló que 9 de cada 10 mujeres en México no obtienen suficiente hierro en su dieta, y los índices de anemia están en aumento, no hay excusas: la industria de procesados y los supermercados deben proveer alimentos que estén fortificados adecuadamente, afirmó Delemare, de Changing Markets.

Sobre la deficiencia de estos nutrientes, el Dr. Miguel Malo, asesor de enfermedades no transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud, afirmó que “la deficiencia de hierro y la anemia nutricional, así como el grave impacto que tienen sobre la salud de la población y su productividad, siguen siendo preocupaciones importantes”.

Explicó que la fortificación de harinas sirve para combatir deficiencias de nutrientes, pero solo cuando se implementa de manera correcta.

El hierro es el componente principal de la hemoglobina y ayuda al transporte de oxígeno de la sangre. La carencia de hierro en el organismo provoca anemia. El zinc es un mineral que ayuda al sistema inmunológico para tener una respuesta adecuada contra las infecciones. La insuficiencia de zinc conlleva mayor riesgo de infecciones. En niños es frecuente casos de anemia, desnutrición y bajo peso.

Por su parte, Yatziri Zepeda, afirmó que la salud nutricional de los mexicanos está en colapso por muchísimas formas de mal nutrición. Se tiene una ausencia de micronutrientes en los alimentos además del incumplimiento de las corporaciones en la fortificación de estos productos que son masivamente consumidos en  México.

Agregó que “hay un gravísimo problema de anemia, de falta de hierro, de zinc y ácido fólico, y por el otro lado, hay un problema enorme de obesidad y son en gran medida las mismas corporaciones las responsables de ambas formas de mal nutrición  en la población”.

Dejar un comentario