Imagen sección Mamá

Mamás

Mamás

Hoy, Día de la Conmemoración y Sensibilización de los bebés fallecidos

mm
Escrito por Mónica Díaz A.

Abrir ventanas para comprender mejor

Esperar la vida, enfrentar la muerte… es una frase dura, sin embargo, esta vivencia la transitan infinidad de mujeres ante el fallecimiento de sus hijas o hijos en etapa de embarazo, parto o después de que nacieron. 

En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se registraron 22,637 muestes gestacionales en 2020. Unicef remarca que cada 16 segundos se produce una muerte fetal, además de que las mujeres y sus parejas que sufren este episodio tienen índices superiores de depresión, ansiedad y otros síntomas psicológicos. 

Aunado a lo anterior, el organismo internacional prevé que de aquí a 2030 morirán otros 20 millones de bebés si se mantienen las tendencias actuales, además de que la pandemia de COVID-19 podría empeorar la situacion.

En 1988, el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, instituyó el Día de la Conmemoración y Sensibilización de las Muertes Gestacionales e Infantiles en ese país, a propuesta de familias en duelo, y ante la nula visibilización de este tema, que se considera tabú.

Países de todo el mundo han retomado el 15 de octubre para unirse a esta conmemoración, a través de diversas actividades para recordar a los bebés fallecidos en el vientre, en el parto o en la infancia temprana. 

Asimismo, es un llamado a concientizar sobre este tipo de duelo, invisibilizado, minimizado y poco reconocido. Actualmente, organizaciones y colectivos de todo el mundo, trabajan para instaurar políticas públicas que favorezcan la atención en hospitales para estas familias, ante la falta de protocolos hospitalarios que brinden una atención adecuada para estos casos y se dé un trato más sensible y humano.

Respecto de las actividades conmemorativas, se lleva a cabo la Ola de Luz a nivel mundial, que consiste en encender una vela a las 7 de la noche del 15 de octubre para honrar a los bebés que no llegaron a casa, y a los que sí llegaron pero no se quedaron. 

Ese día, la luz de esos bebés recorre todos los puntos del planeta como una forma de darles visibilidad y reconocimiento, porque aunque estuvieron poco tiempo, dejaron una huella muy profunda en los corazones de sus familias.

Si has pasado por la muerte de una hija o hijo en estas etapas, busca en redes sociales las diferentes actividades, celebraciones y rituales que estarán llevando a cabo de manera virtual grupos de apoyo, organizaciones y colectivos.  

En la página de MISS Eca Red de Apoyo podrás encontrar más información: https://www.facebook.com/missecaduelo

  • Tanatóloga, acompañante de mujeres y familias en duelo perinatal

Acerca del autor

mm

Mónica Díaz A.

Acompañante y facilitadora en MISS-Eca Red de Apoyo ante la Muerte Gestacional y de la Niñez Temprana

Dejar un comentario