Imagen sección Mamá

Mamás

Mamás

Madres También. Alimento para el Alma

mm
Escrito por Mónica Díaz A.

Lactancia en duelo

Rubén, Sylda, Gabriel, Sara, Jael, Aday, Alberto, Daniel, Martí, Dafne, Amelia, Thiago, Lola, Adrián, Hugo, Natalia, Naira, Helios, Laín, Estrelleta, Tro, Estel, Mariona, Nair, Fermín, Nicolás… ¿Qué tienen en común estos nombres? Son sus historias las que enmarcan el libro de Olaya Rubio, Madres También. Alimento para el Alma, que aborda un tema tal vez desconocido, duro, pero también lleno de amor: la lactancia en duelo.

En honor a Rubén, quien murió al poco tiempo de nacer, Olaya Rubio se hizo donadora de leche, creando redes desde España, espacios y toda una tribu de mujeres que, como ella, han realizado el acto de amor más grande que una madre en duelo puede hacer: dotar del llamado oro blanco a otros bebés que lo necesitan, muchos de ellos en UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos), como una manera de honrar a sus bebés estrella, así llaman a los bebés que murieron durante gestación, en el parto o al poco tiempo después de que nacieron.

En una plática muy emotiva, Olaya Rubio nos relata que este proyecto surgió de una necesidad muy grande de información sobre la lactancia en duelo y los bancos de leche. En un momento muy complejo por la muerte de su hijo Rubén, llegó a sus manos el texto La magia de la leche, y aunque no tenía fuerzas para leerlo, le llamó la atención por la necesidad de sentirse acompañada, y aunque es muy valioso, no había una historia que coincidiera con su vivencia.

Ante esta necesidad de conexión fue que Olaya se sumergió en este tema, una madre con los brazos vacíos que escribe de duelo, del imperioso requerimiento de brindar acompañamiento a otras mamás: “este libro es como una red de apoyo en diferido, un texto que pueden tocar, abrazar, integrar su historia, un poco de terapia tanto para profesionales como para las familias”.

Algo muy destacable del texto es la colaboración de otras mamás que han enfrentado la misma experiencia de Olaya, quienes crearon el grupo Donantes con Estrella. A través de sus historias, nos adentramos en sus relatos respecto de su lactancia, su donación y con su duelo.

La autora señala que uno de los objetivos también es contribuir a instaurar o cambiar los protocolos hospitalarios, porque en éstos (en muchos casos) no se incluye el tema de la lactancia, y es vital que en los hospitales se informe a las madres sobre este proceso.

Asimismo, favorece la labor de los profesionales de la salud pues cuenta con información sobre los diferentes tipos de manejo de la lactancia desde la inhibición farmacológica a la manual o natural, la función de los bancos de leche, contexto histórico, bibliografía y lo más destacable: las voces de las mamás que han donado.

¿Y cuáles son los beneficios de la donación? Olaya retoma los testimonios para señalar: “muchas le dieron un sentido a la muerte de sus hijas o hijos, brindando ayuda a otros bebés, es una forma de resiliencia, empoderamiento, de solidaridad, una manera de honrarlos, de mantener viva su memoria, para sentir que su vida no ha sido en vano, un acto altruista, además de que dar pecho reduce considerablemente el riesgo de cáncer de mama”.

En este rubro, esta opción trae efectos beneficiosos sobre la intensidad y duración del duelo, ya que las dos hormonas implicadas, la oxitocina y la prolactina, son neuromoduladores. La prolactina tiene un efecto ansiolítico mediante la disminución de los niveles de hormonas del estrés, entre ellas el cortisol. Los niveles altos de prolactina sérica se asocian con puntuaciones más bajas en las escalas de estrés, ansiedad y depresión.

“La donación de leche en los hospitales es ideal porque se hace directa. Va dirigida a otros bebés que la necesitan como los prematuros y el calostro tiene muchas propiedades. Imagínate, un bebé que se debate entre la vida y la muerte, ayudarlo a sobrevivir se convierte en una resignificación, en algo positivo después de tanto dolor”.

Y así es este libro, muestra la solidaridad, la empatía, la hermandad y la sororidad, con una labor de este círculo de mujeres para concientizar sobre el tema. “En España 122 hospitales ya cuentan con este material, se encuentra en todas las bibliotecas españolas, en 14 grupos de lactancia y 12 grupos de duelo”.

Olaya Rubio considera que las mujeres que atraviesan por la muerte de una hija o hijo en etapa de gestación, parto o después de nacer deben recibir toda la información en el momento, darles opciones, sin paternalismos, y con esa base ellas deben decidir qué hacer con su lactancia. Si optan por la inhibición farmacológica que se les explique la dosis y los efectos, y si es una inhibición natural plantearles cómo hacerla, siempre respetando y apoyando la decisión de donar o no.

En otro aspecto, habló sobre los rituales que se pueden realizar con la leche cuando optan por la inhibición natural: “son cosas preciadas para darle un sentido y una memoria en joyas de leche, jabones, cremas, regar una planta o un árbol, o llevarla al cementerio, la idea es conocer las opciones y elegir la que más ayude en el proceso”.

En la charla surgió el tema de las inquietudes y dudas acerca del medicamento que se suministra para detener la lactancia, pues se habla de algunos efectos secundarios. En este sentido, indicó que de acuerdo con estudios se han detectado casos de depresión posparto, mareos, diarreas, dolor de cabeza, ansiedad, estreñimiento, entre otros.

Para cerrar esta plática, Olaya nos dice que confía en que este tema ya no sea más tabú y que su libro funja como un abrazo para quien lo necesite, y en el aspecto de la concientización que llegue a los hospitales para que el personal de salud conozca estas experiencias.

El libro “Madres También. Alimento para el Alma” se puede conseguir en Amazon en formato papel y digital.

Acerca del autor

mm

Mónica Díaz A.

Acompañante y facilitadora en MISS-Eca Red de Apoyo ante la Muerte Gestacional y de la Niñez Temprana

Dejar un comentario