Imagen sección Historias

Historias

Historias

Rafa, después de la operación

Por Jorge Cornejo

“¿Cómo está Rafa?”, “¿Qué ha pasado?”, “¿Cómo salió de la operación?”…

Estas han sido algunas de las preguntas que en los últimos días nos han enviado muchas personas para saber qué ha pasado con mi sobrino.

Han sido días difíciles, de horas interminables de espera, de poco sueño, de preocupaciones, sin embargo, creo que es justo platicarles cómo está Rafa y cómo hemos seguido nosotros sus días antes y después de la operación.

El sábado 6 de abril, después de internarlo, nos despedimos de él y le deseamos buena suerte para lo que vendría al siguiente día. Lo vimos tranquilo y sonriente. Solo sus papás pudieron estar con él en la habitación desde que lo internaron en el hospital.

En punto de las 6 de la mañana del domingo 7 inició el proceso para prepararlo: bañarlo, cortarle el cabello, sedarlo, canalizarlo y realizarle una resonancia magnética, pues la cirugía estaba programada para las 10:30, y así fue.

El anestesiólogo siempre estuvo en contacto por Whatsapp con mi hermana para informarle cómo iban evolucionando las cosas. Ella nos reenviaba todos los mensajes para mantenernos enterados: “Todo bien y sin inconvenientes”, “Vamos muy bien”, “Ya estamos haciendo las pruebas de estimulación” …

Aproximadamente a las 5 de la tarde nos enteramos que habían terminado la primera cirugía, donde colocaron los electrodos dentro del cerebro, y aprovecharián la sedación para realizar la segunda, introducir el neurotransmisor dentro del pecho, y evitar hacerlo pasar otra vez por el mismo proceso de preparación al siguiente día.

Por fortuna, todo terminó sin inconvenientes.

Por unos momentos sentimos esa tranquilidad con la que me doy cuenta desde hace mucho tiempo no vivimos. Así, mientras estábamos en la cafetería nos avisaron que lo bajarían a terapia intensiva donde más tarde tuve la oportunidad de verlo por unos minutos …

Me alegra verlo y saber, sobretodo, que ya pasó ese día eterno, pues en total, esperamos once horas para volverlo a ver. Sin embargo, al mismo tiempo, siento un poco de tristeza verlo sin cabello, con la cara inchada, con oxígeno e inmóvil… Me aguanto las ganas de llorar y pienso que, a pesar de su edad, es la persona a la que más admiro.

La recuperación transcurrió sin muchos contratiempos … Algunas molestias por los efectos de la anestesia. Nuestra preocupación de los primeros días ha sido que no comió bien. El siente naúseas y ganas de vomitar… sus papás siempre a su lado.

El miércoles 10 de abril, los doctores decidieron darlo de alta. Es absolutamente una buena noticia, aunque es obvio que estamos preocupados.

Después de un par de horas de trámites, finalmente lo pudieron trasladar en ambulancia a mi casa (donde decidimos que fuera la recuperación por el acceso al elevador). Rafa se estresó de más por el traslado y por la subida a mi departamento, pues los paramédicos tuvieron que hacer malabares porque la camilla no daba vuelta en los descansos de las escaleras (creo que ningún arquitecto piensa en esto). Al final decidieron subirlo por el elevador en posición casi vertical. Se puso tenso. Una vez acostado en la cama lo ayudamos con los brazos para evitar que se golpeara las heridas de la cabeza y el pecho. Hasta las 10 de la noche pudo tranquilizarse.

LO QUE NOS ESPERA

Ahora tenemos que esperar al viernes 19 de abril para retirarle los puntos. El sábado 20 llevarlo a consulta para que enciendan el neurotransmisor.

Mientras tanto, él sigue igual que antes de la cirugía, pero ahora con las molestias del procedimiento que le practicaron.

Los doctores fueron claros en explicarnos que la mejoría no se verá hasta que no inicie la calibración una vez que enciendan el aparato. Será un proceso paulatino, en el que su neuróloga enviará impulsos eléctricos al cerebro para empezar a controlar los movimientos del cuerpo. Poco a poco para evitar posiciones inesperadas.

Aún falta camino por recorrer pero ya se dió un gran paso. Mientras escribo estas líneas, me reconforta escuchar que duermen y que cada vez son menos los días para que Rafa pueda empezar a mejorar. Por ahora él sigue sin dolor y eso es un gran alivio para todos.

Nuevamente a nombre de mi familia agradecemos los mensajes, muestras de apoyo, oraciones y donaciones que han sido de gran ayuda y aliento en todo este proceso.

Quisiera nombrar a todos pero sería una lista interminable … Gracias a nuestros familiares, amigos, mamás de los compañeros de la escuela de mi sobrino y desconocidos que nos envían a diario su ayuda y mensajes para preguntarnos como va todo.  Mil gracias pues sin ustedes no hubiéramos llegado hasta aquí.

Todavía te necesitamos

Cuenta Banamex para depósito en ventanilla:

  • Sucursal: 9026
  • Cuenta: 4801108

Cuenta CLABE Banamex para transferencia interbancaria: 002180902648011082

A nombre de María del Carmen Martínez Pérez

3 Comentarios

  • Se sigue en oración por la salud de este jovencito. Dios operará en él y le enviará algo maravilloso en su momento. Saludos y bendiciones para todos ustedes. Bendiciones son tenerlo con ustedes, en franca mejoría y el apoyo, tal vez insuficiente, que se les puede brindar. Aunque preferiría el anonimato, envío mi correo, ya que de otra forma no sale el mensaje.

Dejar un comentario