Imagen sección Especial

Especial

Especial

Así afecta la contaminación atmosférica a tu salud

Por Verenise Sánchez

En los últimos cuatro días el aire del Valle de México se volvió irrespirable.

A las 19:00 horas de ayer, el nivel de contaminación por partículas menores de 2.5 micrómetros (PM2.5) superó los 150 Imeca en la CDMX y alcanzó los niveles necesarios para declarar contingencia ambiental.

La estación Ciudad Nezahualcóyotl, del Sistema de Monitoreo Atmosférico (Simat), llegó a los 155 Imeca por concentraciones de PM2.5, ocasionados por incendios forestales en el Valle de México y sus alrededores.

A partir del sábado, durante 70 horas continuas, durante el día y la noche, se han presentado tres días continuos con contaminación por PM2.5 por encima de los 130 Imeca, lo que  representó una “agonía” para más de 20 millones de personas que habitan o trabajan aquí.

Si bien, en los últimos días se registraron niveles críticos de contaminación, no es un problema nuevo. Desde hace varios años es una preocupación recurrente tanto para los habitantes, como para los tomadores de decisiones y para los médicos,  ya que estar expuestos constantemente a niveles altos de contaminación puede provocar diversas enfermedades.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en 2010 ocurrieron tres millones de muertes prematuras causadas por este tipo de contaminación, la cual afecta en mayor medida a grupos vulnerables como niños y ancianos.

Las enfermedades relacionadas a este tipo de contaminación son cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y pulmonares crónicas. Además, recientemente se descubrió que también la osteoporosis.

Un nuevo estudio sugiere que la mala calidad del aire es un factor de riesgo para la osteoporosis y las fracturas óseas. Se trata del artículo ‘Association of air particulate pollution with bone loss over time and bone fracture risk: analysis of data from two independent studies’, publicado recientemente en la prestigiosa revista The Lancet Planetary Health.

Dicho estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, la Universidad de Boston, New England Research Institute, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN).

Diddier Prada Ortega, investigador en ciencias médicas adscrito al Instituto Nacional de Cancerología (Incan) y a la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó que este estudio en el cual han trabajado más de cinco años tenía como objetivo ver qué impacto tenía la contaminación en la salud ósea.

“Desde hace varios años se sabe que la exposición a contaminación del aire tiene un efecto sobre la salud humana y se ha asociado principalmente con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, con el deterioro cognitivo y con el cáncer de pulmón. En esta investigación llevamos a cabo un doble estudio para determinar el efecto de la exposición a material particulado, es decir, la contaminación del aire sobre la densidad mineral ósea, algunos reguladores del metabolismo del calcio y el riesgo de fracturas en ancianos”.

Lo que encontró este grupo multidisciplinario de 15 científicos fue que en un grupo de 692 personas, con edades entre los 30 y los 79 años, aquellas que vivían en áreas con mayores niveles de carbono negro componente derivado de la combustión de combustibles fósiles en el aire, mostraron menores niveles de hormona paratiroidea, un regulador fundamental en el metabolismo del calcio. Además, estas mismas personas mostraron una mayor reducción en la densidad mineral ósea, la cual se usa para la determinación de osteoporosis.

“Al evaluar el efecto sobre la presencia de fracturas asociadas a osteoporosis (vértebras, fémur y antebrazo) en una población de 9.2 millones de personas, encontramos también un riesgo aumentado de ser hospitalizado por fracturas. Esto quiere decir que la exposición a estas partículas en el aire tiene alterado tanto en el metabolismo del calcio, el cual es fundamental para tener huesos fuertes, como en la cantidad de hueso, y que su pérdida aumenta la posibilidad de fracturas”.

EL CARBONO NEGRO EN MÉXICO

De acuerdo con el científico mexicano, los resultados sugieren que son las partículas más pequeñas suspendidas en el aire, llamadas PM2.5 (porque tienen un diámetro menor a 2.5 micras), entre las cuales se encuentra el carbono negro.

Este contaminante que tanto afecta la salud ósea es el humo negro que sale de los vehículos principalmente de los que usan diesel, o el que sale de las estufas de leña, o el que se genera en los incendios forestales y el que sale de las chimeneas industriales.

Este contaminante se encuentra presente en el aire de las grandes ciudades, aunque la concentración puede variar dependiendo de la urbe, tanto por las fuentes de emisión como por la ubicación geográfica.

“En ciudades como la de México se encuentra en niveles por encima de aquellas observadas en nuestro estudio, el cual evaluó casi toda la costa este de los Estados Unidos. Mientras que allá el promedio anual observado en nuestro estudio fue de 10.18 microgramos por cada metro cúbico (µg/m3) para las PM2.5, para la Ciudad de México, el promedio de 24 horas fue de 45 µg/m3 y el promedio anual fue de 12 µg/m3 en el año 2015”.

Debido a que es difícil cuidarse de la contaminación del aire, ya que se necesitarían filtros en todas partes, en el trabajo, las casas, las escuelas, e incluso que cada persona portara de manera individual un filtro, es necesario propiciar acciones para reducir la contaminación del aire.

“Nuestros resultados apoyan más bien la necesidad de continuar disminuyendo la contaminación derivada de la combustión de combustibles fósiles y de ser más restrictivos en relación con políticas ambientales, para disminuir toda la morbilidad derivada de dicha exposición, incluyendo el daño a los huesos”.

Dejar un comentario