Imagen sección Opinión

Opinión

Mamá Pinky Opinión

En busca de ayuda para los peludos

mm
Escrito por Rosy Romero

El Día del Perro

Sin planearlo, pero siempre deseándolo, la vida me ha dado la oportunidad de abrazar cuerpecitos peludos, sin voz, pero con muchas maneras de expresarse a través de sus miradas, sus colas, sus gestos, sus ladridos, sus silencios, sus brincos y hasta sus abrazos. Me ha dado la riqueza emocional de poder ayudarles, aún ante la carencia de recursos en muchas ocasiones.

Ya sabes que soy una “mamá perruna” o al menos me considero como
tal, tratando de ser mejor cada día pues aún hay tanto que aprender,
pero ahora en el día del perro, el 21 de julio, te invito a que
ayudes a un perro “en su día”, aunque en nuestro hogar, todos los días
“son días del perro”.

Si tienes mascota o eres rescatista en activo, sabes que todos los días
tratamos de darles lo mejor, de alimentarlos, cuidarlos, apapacharlos y
acompañarlos… en mi caso, a algunos los he visto nacer, crecer y morir
en mis brazos…. A otros ver cómo evolucionan día con día, cómo su
cuerpecito y su carácter se van transformando, de los huesos a los
músculos, de la tristeza del abandono a la confianza y el cariño a otro
humano… A otros, con lágrimas, los he acompañado en su camino al
adiós a pesar de luchar juntos por su salud… A cada uno de ellos, los
que hay en casa y fuera de ella porque sé que existen, les amo, les
respeto y me duelen cuando sufren por alguna razón, por ejemplo,
enfermarse o saber que andan solos por las calles…

Y aun cuando pudiese rescatar un millón de perros a la vez, ya habría
otros tantos esperando ser ayudados, por eso te escribo hoy… rescatar
un perro afecta tu salud, sí, pero a favor cuando hay un equilibrio
emocional, económico, físico…. Es una aventura maravillosa, llena de
momentos inolvidables y especiales…. Pero también te afecta cuando
alguno de esos rubros no está al cien… y la va disminuyendo…

La cultura pet lover o pet friendly sigue creciendo, tanto en fondo como
en forma, pero lo que es cierto es que mientras más peludos
conocemos, más crece nuestro corazón, los ahorros se esfuman y las
necesidades a cubrir se van enlistando, por lo que hoy, te invito a
echarnos una patita, ya sea a Mamá Pinky o a un perrito callejero, a
alguien que conozcas que necesita croquetas o medicinas para sus
perros o gatos, a alguien que necesite trabajar por sus perros o
rescatando a un perrito de una situación vulnerable….

Haz de cualquier día, un día diferente para esos perritos o los nuestros!
En nuestro caso, tenemos muchas cosas que compartirte, pero para
este Día del Perro, qué te parece si les regalamos salud… y amor!

Podría contarte de enormes sonrisas, ladridos espectaculares de gusto,
el gusto por perseguir una mariposa por cursi que suene, la alegría de
jugar con una pelota, la paz de dormir en paz en un lugar seguro, la
ternura de verlos crecer y hasta la sobriedad con que algunos comen
contra el entusiasmo de otros, que casi, casi se terminan su plato en
tres bocados porque en la calle tenían que pelear por comida…. Pero
también contarte un lado difícil, que se presenta cuando los perrhijos
se enferman…

Li es una perrita que tuvo que ser atendida de emergencia porque se
lastimó su patita, te presento sus placas y aunque su vet nos hizo el
gran favor de apoyarnos, debemos reunir 3,500 pesos para pagar su

tratamiento. Cos es un viejito con cardiopatía cronológica cuya
medicina al mes gira alrededor de 700 pesos. Pin y Lor también toman
medicina para su corazón y cada mes son 520 para cada uno. Necesitan
alimento medicado también, pero se suple por orgánico. Y aunque al
lado de nuestros veterinarios hemos aprendido a curar heridas leves y
trabajamos de la mano todo el tiempo, cuando surgen contratiempos
de salud, se desestabilizan los recursos.

Si deseas echarnos una patita, por favor escríbenos a
rosypetmedia@gmail.com Fotos del medicamento, del alimento y
del perrito te serán enviados. Muchas guaucias!!!! Y hagamos en
este Día del Perro, algo mejor para ellos!

Acerca del autor

mm

Rosy Romero

Periodista egresada de la Escuela “Carlos Septién García”. Desde el primer semestre, comenzó a trabajar en el fascinante mundo de los Medios de Comunicación, entre los que encontró en la Radio y las Relaciones Públicas su pasión.

Dejar un comentario