Imagen sección Historias

Historias

Historias

Madres ausentes… Vivir sin ellas…

Madres ausentes... Vivir sin ellas…
mm
Escrito por Olimpia Velasco

Por decisión o por tragedia

“Aceptar la muerte de la madre siempre es difícil; además si ésta se da de manera inesperada, el desconcierto que genera en los dolientes es mayor. Los hijos deberán lidiar con la sensación de vulnerabilidad, de fragilidad. Aún más si se trata de niñas o niños pequeños, que ni siquiera entienden el concepto de muerte como lo hacemos los adultos. En general, la ausencia o el abandono de una madre, deja en el niño una huella muy profunda, difícil de sobrellevar, sin embargo, adultos amorosos pueden acompañar en el desarrollo y crecimiento para aliviar ese dolor”.

Así explica Gina Tarditi, psicoterapeuta, el tema de las ausencias de las madres, por fallecimiento por enfermedad,  por algún accidente o por decisión. Lo cierto es que la pérdida de la madre representa una ausencia brutal y, explica la especialista, tendrán que entrar en acción otros adultos para ayudar a los hijos e hijas, acogerlos, y acompañarlos en el proceso de aceptación de la pérdida de su madre.

“Entender o explicar por qué una madre abandona no es tan sencillo, pueden ser muchos los factores que intervienen, producto de su propia historia, por repetición de patrones, porque se sufrió antes el abandono de la pareja; por embarazos no deseados, incluso por incapacidad para crear sola a un hijo, podrían ser algunas de las razones, sin embargo, dependerá del acompañamiento que ese niño o niña tengan, posterior a ese abandono, para que se conviertan en adultos sanos y adaptados. En estos casos es muy importante también considerar terapias psicológicas”.

El 10 de mayo suele ser una fecha de celebración y un “encanto” para las cadenas comerciales y de consumo; además, las escuelas se encargan también de ensalzar la figura que no para todos significa lo mismo o que en muchos casos está asociada a episodios dolorosos.

“Este día es de nostalgia y tristeza para muchas personas, en especial para algunos niño(a)s y es tarea fundamental de la familia acompañarles en la comprensión y aceptación de la ausencia de su madre. En el caso de la ausencia por muerte, hay que ayudar a crear recuerdos que permitan entender que, si bien es cierto que físicamente ya no están, en su corazón, en su memoria y a través de los recuerdos que estos adultos le van a ayudar a construir para que este niño sepa quién fue y cómo fue su madre.

“Por otro lado, la escuela tiene la gran responsabilidad de crear una pedagogía para que los pequeños entiendan que la pérdida, el cambio y la muerte son parte natural de la vida y de esta manera no se sientan nunca distintos o excluidos por no tener a su madre físicamente”.

CADA FAMILIA, UN SISTEMA

Cada familia, explica Gina Tarditi, es un sistema donde existen patrones de conducta, cada familia comparte ideales, rituales, valores, formas de ver la vida. La comunicación se transmite de distinta manera, la autoridad la sustentan determinadas personas.  Y todo esto l@s niñ@s lo van introyectando a medida que van creciendo y se transmite generación en generación, si es que en la adultez no somos capaces de preguntarnos si aquello que nos dijeron es realmente como nosotros lo pensamos y deseamos hacerlo o es algo que ya no nos funciona y nos hace daño”.

Y es que, explica la psicoterepeuta, los patrones se repiten hasta que llega una generación en la que el sufrimiento es tal que decide romper de una vez y para siempre con aquel escenario que los dañaba.

Por otro lado, solemos creer que el simple hecho de ser madres, vuelve a las mujeres perfectas, puras, buenas, amorosas e incondicionales “y se nos olvida que son seres humanos y que como tales también se equivocan, son imperfectas, tienen ineguridades y debilidades. Si las humanizamos seremos capaces de verlas con toda su luz pero también con sus sombras, y aprender de ellas, de su historia; hacer al mismo tiempo la nuestra y regalarnos amor todos los días del año y no solamente el día 10 de mayo”.

Acerca del autor

mm

Olimpia Velasco

Fue coordinadora editorial en El Universal. Colaboradora en Canal 22, con reportajes especiales. Fundó y dirigió en su primera etapa el portal SuMédico. Fue responsable de contenidos y conductora del programa SuMédico Radio, en el grupo MVS. Directora Ejecutiva de Factor 4, Comunicación. Agencia PR y Prensa.

Dejar un comentario